Saltear al contenido principal
Salvador Badillo, Autor De 'Bendito Karma'

‘Bendito Karma’, de Salvador Badillo

Ya hace algunos meses que leí Bendito Karma, de Salvador Badillo, un libro que tiene como principal virtud hacerte tomar consciencia del potencial que hay dentro de ti. Cada uno de nosotros posee los recursos necesarios para construirse una vida mejor y más acorde con su interior (supongo que eso tendrá algo que ver con lo que llamamos felicidad o éxito). A veces, “solamente” es necesario un cambio de actitud, un enfoque positivo y el trabajo personal (y escribo “solamente” entre comillas porque todo eso implica esfuerzo).

El libro de Salvador Badillo, maestro de artes marciales, coach y escritor, se estructura en tres partes: Enfoque, Autohipnosis y Reflexiones. No es el objetivo de este post explicar el contenido de Bendito Karma, pero seguro que a Salvador no le importará que cuente algunas cosas que esta obra despertó en mí. Para ello elegiré un capítulo de cada una de las partes.

Llegir

Xesco Espar: «La disciplina nos da libertad»

Mi afición por el balonmano y los comentarios de dos amigos fueron motivos suficientes para que me interesara por el libro Jugar con el corazón, de Xesco Espar, exentrenador del Barça de balonmano e inspirador de personas.»Hago que las personas crean más en sí mismas. Les ayudo a definir mejor sus objetivos y a que los alcancen más rápidamente». Así define él su profesión actual.

En el ámbito del crecimiento personal, ‘Jugar con el corazón’ incluye ideas potentes. La primera idea que me ha llamado la atención es que «la disciplina nos da libertad». Necesitamos autodisciplina para luchar por nuestros objetivos. Sólo con autodisciplina somos libres de elegir lo que queremos ser y podemos construir nuestro futuro. Sin ella, siempre estaremos al servicio de los demás.

Llegir

Fisiognomía: del análisis a la síntesis

El análisis de los siete rasgos faciales del individuo da información sobre su creatividad, inteligencia, intuición e instintos (...) Si el rostro es el espejo de la personalidad, es evidente que el crecimiento personal del individuo le transformará los rasgos faciales.
Llegir

Los siete temperamentos de la fisiognomía

Como se decía en un post anterior, la fisiognomía es una técnica de autoconocimiento mediante el análisis de los rasgos faciales. Es útil para conocer a las personas que nos rodean y relacionarnos con ellas de manera eficaz. Hoy en día, el sistema tau-psico clasifica los individuos en siete posibles temperamentos: mental, nervial, bilial, sanguial, linfatial, cordial y egotial. El mental, el nervial y el bilial son introvertidos. El sanguial y el linfatial son extrovertidos. El cordial y el egotial son ambivalentes y pueden actuar de una manera u otra dependiendo de las circunstancias.

Llegir

La enfermedad como camino

Pocas personas hablan tan claro de la enfermedad y de la interrelación entre cuerpo y mente como Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke. «El cuerpo nunca está enfermo o sano, ya que en él sólo se manifiestan las informaciones de la mente». De hecho, el cuerpo debe su funcionamiento a las dos instancias materiales que solemos llamar conciencia (alma) y vida (espíritu).

Siguiendo con su teoría, todo tiene dos polos (día y noche, sol y luna, vida y muerte, masculino y femenino, consciente e inconsciente…). Los polos no tienen sentido sin su opuesto, ya que uno complementa al otro. Es la no aceptación, el rechazo o incluso el odio a uno de los dos polos lo que nos hace enfermar. Mediante el síntoma se manifiesta lo que le falta al ser humano. Si una persona se niega a asumir una realidad o un principio, este principio se introduce en el cuerpo y se manifiesta en forma de síntoma. De esta manera, el individuo no tiene más ‘remedio’ que asumir el principio rechazado. En palabras de los autores, «el síntoma completa el hombre, es el sucedáneo físico de lo que le pasa al alma, el síntoma es la concreción somática de lo que nos falta a la conciencia».

Llegir
Volver arriba
×Close search
Buscar